Bienvenid@ al Blog de las Artes del Ceo Bethencourt y Molina

Archivo para febrero, 2011

¡HEMOS GANADO!

NUESTRO COMPAÑERO ELEAZAR, ALUMNO DE 4º ESO HA CONSEGUIDO EL PRIMER PREMIO DE DIBUJO EN EL V CERTAMEN  “POR LA CONVIVENCIA EN IGUALDAD  ENTRE HOMBRES Y MUJERES” CONVOCADO POR LA CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN.
 
SU DIBUJO HA SIDO PREMIADO CON UN VIAJE. Y, LO QUE ES MÁS IMPORTANTE, HA OBTENIDO EL RECONOCIMIENTO PARA ÉL Y PARA NUESTRO CENTRO DE UNA LABOR BIEN HECHA Y DE UN ESPÍRITU DE PARTICIPACIÓN Y DE SUPERACIÓN QUE DEBE SERVIRNOS A TODOS DE EJEMPLO.    

¡ENHORABUENA A ELEAZAR Y A CARMEN, LA PROFE DE PLÁSTICA “CULPABLE” DE ESTE PREMIO!

DÍA DE LAS LETRAS CANARIAS

El 21 de febrero la Comunidad autónoma canaria conmemora el Día de las Letras Canarias. Nosotros no queremos olvidarlo. Los alumnos de 4º de Diversificación curricular quieren compartir con la comunidad educativa de su Centro esta breve presentación en homenaje a los escritores y escritoras de nuestra tierra. Nosotras los felicitamos por el trabajo realizado.

Letras Canarias

¿Conoces las 10 Aventuras de la Súperberenjena?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 
 

EL BETHENCOURT Y MOLINA CONMEMORA EL DÍA DE LA PAZ

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nuestro Centro dedicó el pasado lunes 31 de enero unos minutos a recordar el Día Interncional de la Paz. Entre el alumnado  se elaboraron mensajes de convivencia y buenos deseos para nuestro mundo, tan herido de violencia. Esos mensajes, reunidos en una enorme cesta, se repartieron luego de forma colectiva en un acto muy emotivo en el que participmos todos, leyéndolos al azar y de forma voluntaria. Se leyó, además, un manifiesto que reproducimos a continuación:

 Cada 30 de enero, Día de la Paz, la Comunidad Internacional dedica la jornada a recordar al mundo  la necesidad de condenar y erradicar las guerras, como condición imprescindible para poder construir una existencia en armonía. Nuestro CEO no quiere dejar pasar la oportunidad de unirse a esa voz colectiva en contra de la violencia. Pero no basta con condenar los crímenes. Tenemos que pedir paz al tiempo que aportamos nuestro propio esfuerzo para sembrarla. Porque si no nos unimos todos a ese ejercicio de sembrar paz para acabar con la violencia será muy difícil mejorar el mundo. Todos sabemos que hay peleas en los barrios, en las familias, en nuestras aulas y sabemos, también, que hay guerras criminales en muchos países del mundo que ya ni siquiera son noticia en los periódicos, pero que siguen matando gente sin cesar, adultos, ancianos, niños y niñas.¿Qué podemos hacer nosotros, desde un pequeño centro escolar para contribuir a la paz? Pues podemos frenar la violencia en nuestra clase acabando con las peleas y los insultos a los compañeros. Pararemos la violencia cuando respetemos a nuestros profesores. Construiremos la Paz cuando perdonemos de verdad a los que nos han hecho algún daño. Estaremos sembrando Paz cuando sepamos sonreír a nuestros compañeros, cuando seamos capaces de compartir el recreo sin faltar al respeto a nadie, cuando demos un beso a mamá, a papá o a los abuelos, cuando seamos amables con nuestros vecinos, cuando dejemos de discriminar a los que son diferentes a nosotros…Si tuviésemos que hacer un minuto de silencio por cada uno de los muertos que ha producido la violencia este año en el mundo, tendríamos que quedarnos en silencio durante horas. Es terrible, pero cierto. ¿Cómo podemos cambiar esta escalofriante realidad? Pues formándonos como seres humanos capaces de poner en práctica una idea de la paz activa, que no sólo se oponga a la guerra, sino a toda forma de discriminación, violencia u opresión que atenta contra la dignidad de las personas. Para conseguir esta auténtica paz es necesario aplicarla a todos los órdenes de la vida: a la realidad social y a los ámbitos familiar y educativo. La educación para la Paz busca en las personas la puesta en práctica de unos valores de libertad, igualdad, respeto a la diversidad y justicia que debemos asumir como miembros de la especie humana. En el Ceo Bethencourt y Molina apostamos por esos valores y por su puesta en práctica en el día a día. Porque sabemos que es la única manera de hacer habitable el mundo que nos ha tocado vivir.